domingo, 16 de diciembre de 2018

Grandes Misterios del Universo por Morgan Clement (Humor)

El Misterio de las Toallitas Femeninas

A propósito del feminismo y sin ánimo de violentar la grieta cada vez más uniformada, hay una progresión que no comprendo al respecto de las toallitas femeninas.
De acuerdo a las publicidades cada nuevo lanzamiento al mercado de un nuevo producto, afirma ser cinco veces más absorbente que el anterior. Entonces, si tomamos a la primera toallita de referencia, con una capacidad de retención de 10 centímetros cúbicos, en 20 años y con dos innovaciones cada 12 meses, en la actualidad tal absorción andaría por cientos de litros, algo que desafía las más elementales leyes de la física.
Aunque usted no lo crea.
Algo similar ocurre en la ciudad de Mar del Plata, donde resido desde hace más de 45 años. Todos los años el Ente de Turismo afirma haber recibido un 5, 10 o 15 %  más turistas que el año anterior.
Un grosero repaso a tales cifras, a partir de 2 millones de turistas hace 50 años, hoy andaríamos por cientos de millones de visitantes en el verano, imposible de albergar.

El Misterio de las Capas

El otro gran misterio es descubrir la razón por la cual los héroes y superhéroes usan capa.
El Zorro trepaba por las tejas coloniales del México ocupado por los hispanos sin enganchar la tela jamás con una audacia gimnástica insaciable. Batman, Superman y otros carpados hacían peripecias durante las peleas sin inmutar la supertela,  además de lo incómodo que resulta balancearse con ellas.
En fin, la magia del cine y la TV desafían.

Morgan Clement
(Vittorio Clementi)

sábado, 15 de diciembre de 2018

Borrador

ronronea
un blues de sirenas
al tiempo descalzo

la vida es precoz
anhelo que no logra sublimar
la torre que no alcanza cielos

fui ladrón de suspiros
ahora peregrino sin idioma
para obviar fronteras,
de todas las prisiones prefiero el recuerdo

soy quien derrama circunstancias
en este panal de promiscuidad,
desenredé cada bucle de la sombra
para obstinarme destinos

cada noche suicida
un abrazo con infancia

me diagnosticaron vida
y no supe detenerla.

Vittorio Marcellus Clementi





jueves, 13 de diciembre de 2018

Relieves

1

en el abismo de la creación
ocurro nómade
aspirante a nadie
segmento que traspira la materia

otra secreción de los iniciáticos.

2

ausencia alrededor
un sonido-hombre
afecta la armonía,
ya no soy invisible
la intemperie acusa.

3

delicadamente simple
la clave del universo
de tan bella, inadvertida
tan exacta que no necesita números

¿cuando cometeré un poema para desertar definitivo?

Vittorio Marcellus Clementi





martes, 11 de diciembre de 2018

Siempre Lucía!!!

Segundo Congreso de Poesía 2006
Biblioteca Popular Juventud Moderna




Fiesta en el Centro Cultural La Rada





Fotos: Victor Clementi
En caso de reproducirlas por favor, citar autor. Gracias


lunes, 3 de diciembre de 2018

Endémico

Siempre me reviso para detectar que idioteces cometí en público, qué mirada inoportuna deslicé sobre una diosa, cuántas imbecilidades presumí. A veces la adicción por hablar y actuar boludeces me infecta, soy su huésped, y no hay antivirus que la encapsule. No sé si es un un residuo de niñez el avergonzarme por las dudas. Quizás un estigma paranoico, o un acto de sensatez. Entonces recapitulo y rehuso desde ya próximas reuniones. Seré otro paria del anonimato.
No obstante el mundo fluye a través de mi ghost y debo compensar tal desequilibrio con alguna catarsis seductora. Pensaré en ella hasta que el momento me asesine. ¿quién es ella?  La ilusión es la única droga permitida en tanto no sucumba a una sobredosis de fe.
Ya agoté los pasajes al ridículo.Ya no me transformaré en un imbécil autoinmune. Ahora me sumergiré al autoexilio. No cometeré palabras sociales para no aparentar un eventual disidente. No expresaré emoción, apenas un saludo aséptico, un beso esterilizado, otro adiós en silencio.
Lentamente la muerte desprende su aroma. Urge identificarla, destacar esporas, antes que derrita en la esencia tribal.

Vittorio Clementi




Astillas

el amor no perdona
la belleza discrimina
la verdad es un alcaloide del misterio
el universo nació violencia
llanto inaugural
sexo jurásico
la evolución sucede sobre cadáveres
cadáveres necesarios
conspiran los tal vez
vetas que el rocío tatúa
algunos secretos son animales enjaulados
animales al final del sueño
implosión
turismo psíquico
solidaridad con esa lata aplastada
por un androide adicto
tentáculos del ayer
sanguijuelas en las ánforas
alforjas
pulsión sediciosa
deambulo por las caries del asfalto
robándole piel al viento
naufrago por un látigo de niebla
destello que invade la sombra ornamental
el ayer es una dádiva
a lo mejor un remordimiento
que caduca indefectible
aún así busco esos ojos
que hagan graffitis al mirar.


Vittorio Clementi




martes, 27 de noviembre de 2018

El segundo oficio de la sangre

Saqué a pasear miserias con el único propósito de domesticarlas. Que sepan mundo, que entiendan como el Buda, la impermanencia. Eso de no sentirse el único abandonado. En algo siempre quedamos huérfanos. Siempre.Quizás la empatía sea algo más profundo, no sólo la conexión en tanto especie. En este estadio de existencia aprendemos a partir del dolor, mientras la sabiduría enseña cómo evitarlo, o al menos reducirlo al mínimo intento. Quizás la red del pensamiento universal desemboque a una Conciencia absorbente, que aglutina la información que deviene de experiencias personales. Un alma común, que se fragmenta e integra ad eternun, donde su propia entidad oficia de alimento. Un vampiro de existencias cíclicas
Pero las almas comenzaron como una intención, un susurro. Primero fueron idea, idea que se replicó igual a una célula. Y cuando fueron billones, emanciparon. Ya no necesitaban un creador que las pensara, ellas mismas pro-creaban. Entonces lo asesinaron. Es la Ley Oculta de la Evolución, materia que los alquimistas y los herméticos ya exploraban. La vida conspira, busca liberarse de sí misma mutando, hasta que la extinción reinicie la secuencia. Y así como el hombre asesinó a Dios, las máquinas suplirán al Hombre. Entonces la Naturaleza en silencio reirá.
Tarde, el secreto de la sangre advertirá el sarcasmo.

Vittorio Marcelus