jueves, 21 de septiembre de 2017

Contradicción

me dejo morir un poco
no demasiado
para no darle la razón
siempre a la Parca,
eso de vivir me puede

no quisiera morir de a poco
mejor todo junto

la memoria tiene baches inconfesables
sólo admisible bajo cierta autopreservación
instinto

eso de vivir intacto me tempranea
desde la infancia del recuerdo.


Vittorio Marcelus


Sólo

padezco un romanticismo abstracto
sólo posible en la imaginación
donde invoco a fantasmas sensuales
para coincidirnos

siempre oculto en la escaramuza del sueño
para violar las serpentinas de esa piel
y aspirar una hebra
sólo una hebra de ella.

Victor Clementi

miércoles, 20 de septiembre de 2017

El último poema de sangre entre las vías

in memorian de Agustin Vispo

Qué poco moramos en este baldío
llamado soledad
donde las sombras acechan
y el hambre de la muerte nos devora

¿cuántas palabras necesito para llenar un recuerdo?
apenas una letra en la esclavitud de los días
apenas un poema que el viento disipa...

¿cuántos recuerdos quedaron por vivir?
recuerdos que ya no existirán.
hoy estás en la plegaria de mis versos
que no pueden resucitarte

¿cuándo nacerás de nuevo para no quedarte infancia?
ya sé, no me lo digas
estás en el poema que callaste para siempre.


Victor Marcelo Clementi

miércoles, 13 de septiembre de 2017

Quien propone

transito pionero de cuanta irrelevancia ocurra
en el revés de la historia
haciéndole trampas a la vida
para raspar algunos años de gracia

ya no queda yapa en el bolsillo
ahora los agujeros se alimentan de mí
mientras el alma continúa agazapada
para no derrumbarse en sedimentos

soy  un autómata inanimado
que tirita bajo los hilos del titiritero
¿qué me resta

ser un fisgón de la ignorancia ajena,
seducir únicamente al recuerdo
o conjeturar una muerte piadosa?

cualquier respuesta es irrelevante
considerando quien indaga.

Vittorio Marcelus

Auspicia este poema
Astilleros El Yate Lapusso



sábado, 2 de septiembre de 2017

Acerca de la Creación

"aunque los dioses también crecieron y se multiplicaron..."

Tras haber irradiado el pensamiento mágico
sobre la Tierra, el Octavo Día de la Creación
el Hombre cerró los ojos para descansar
durante toda una Eternidad.
Pero antes decidió: Hágase un dios...

Y su dios se hizo
para corregir los posibles errores que dejara.
Y el Sueño sucedió.

Es entonces que en el Sueño
el hombre halla al Hombre verdadero
y bebe semejanzas, acercar al Paraíso.

Luego el hombre despierta
y son los dioses quienes apuestan destinos.

Victor Marcelo Clementi