miércoles, 27 de diciembre de 2017

Tiempo Mutante

eludo lo que atañe, tangencial
gambeteo esa emulsión promiscua

arrugas en los hechos
nada es tan veraz como simula

cruje el animal invicto
lejos de la espesura dogmática

pletórico de incógnitas que vacían
me doy por reciclado

sucesión de partículas aliadas
que se alimentan de Tiempo

estrategia de las almas
para transcurrir inédito

allí, por las caries del asfalto.


Victor Marcelo Clementi


martes, 26 de diciembre de 2017

Pequeño saltamontes

disimula tu violencia, pequeño farsante
pequeño alacrán de las alturas
orinando fuego,
disimula tu ostracismo, pequeño malcriado
por brujos que confundieron tu asombro
con dosis de ayahuasca,
disimula tu trance, pequeño ególatra
seducido por los mitos de un chamán
egresado del ex CENARESO,
pequeño buda aburguesado, disimula tu sabiduría
el final del túnel siempre desemboca en uno
con ropaje alienígena,
de especie en espacios, pequeño narcicista
reflejo de un charco sucio hacia la cloaca
de líbido mutante,
disimula tu garrote, psikólogo violento
deja de salpicar las mentes
con baratijas pseudo ancestrales,
disimula tu homilía, monseñor proxeneta
los feligreses son el ganado un dios
traficante de almas,
que Penélope yire por el Metro
fumándose una verga en un baño inpúdico,
disimula tu Magnum, pequeño narco
que dona a las capillas un diezmo del maneje,
pequeño Hombre Araña que saquea shoppings
y luego tranza pepas en la aldea pitufa,
disimúlate detrás de otras máscaras
que al maquillaje lo derrite el sudor de la mentira,
olvida tu yoismo, sos pura consecuencia
tan intrascendente que duele pensarte,
confúndete con la basura de las calles
y quizás, sólo quizás serás amnesia.


Victor Clementi

miércoles, 20 de diciembre de 2017

No me siento argentino 2

"existen piqueteros del espíritu que no dejan fluir lo bello,
 tampoco el hambre lo permite"

Nacer "feo" no te da derecho a echarle ácido sulfúrico en la cara de un "lindo"; ni nacer "lindo" da derecho a despreciar al "feo" (recurro a dichas categorías para ser más explícito en la metáfora, de ninguna forma la intención es evaluarlas) En todo caso la naturaleza sería responsable de la crueldad, y no este huérfano de sabiduría.
Condenamos al bully por inhumano, por trasgresor, y no condenamos al que destruye vidrieras e incendia coches con el mismo énfasis, sólo por sentirse o ser minoría con respecto a. Eso también es represión: represión a la democracia. De la misma manera que discriminar y/o aprovecharse de los desprotegidos desde la ventaja social (en cualquiera de sus formas es poder) también es reprimir.
Todos o casi todos en algún sentido estamos fuera del reparto grosso, a pesar de nuestras apetencias y fantasías, a veces desproporcionadas. Porque no existe nada tan arbitrario como el criterio (a veces autista) del "merecimiento"
Volviendo al caos original: Abolir la discriminación también es discriminar.
Cualquier intento de eliminar a un opuesto comete lo mismo que condena. Son las paradojas inevitables de la razón.
Tal vez la prudencia, la mesura, sea lo más cercano a la estabilidad racional y emotiva, para evitar la violencia que promueve y exalta el absolutismo; el cual no acepta que no existe La Razón Única, sino que conviven razones, perspectivas, hasta realidades paralelas, y no decretos exclusivos de una mente dictatorial.

    "Ser feliz es muy sencillo, lo difícil es ser sencillo"   ZEN


Victor Clementi


viernes, 15 de diciembre de 2017

La ceja de Mr. Spoke

acaso la existencia suceda transfusión
y los recuerdos insistan desfilar
donde acaecerme paria

quizás el estadio humano que transito
obligue a desmalezar incógnitas
para no culpar las conjeturas del anonimato

hay tanto Cielo sin resolver...

tal vez sea la obra de otro intelecto
que reverbera ciego
por las comisuras del espacio

apenas un mendigo de ocasiones
siempre beduino, perdido en los andenes
dejo pasar veredas para soñar otros mundos

hay tanto que aprender de esta Tierra
para luego trepar hacia los Gigantes
que moran las alturas
el Olimpo y la habichuela de Jack

Fascinante....

Victor Marcelo Clementi


miércoles, 13 de diciembre de 2017

No me siento Argentino (Opinión)

Afortunadamente soy un desclasado por propia decisión, un autoexcluído de los horóscopos sociales.
No deseo pertenecer a ninguna oleada clasista y combativa, si hay algo que combatir es la violencia que evoluciona y corroe el espíritu.
No quiero cabalgar las siluetas de pancartas para ahogarme en un río mitómano .
No quiero pertenecer ni ser poseído por el odio.
No quiero ser un teórico del absolutismo que sacraliza la pobreza, ni expiar la culpa pequeño burguesa con alguna secreción teórica, típica de intelectuales barrocos.
Desconfío de tanta sumisión al populismo que exacerba al Estado, paso previo a la concepción fascista: un Estado todopoderoso que elimina la libertad individual y uniforma el pensamiento, donde las ideas opositoras son perseguidas y eliminadas.
No creo más en la euforia golpista de vanguardias obsoletas, típicas del mesianismo.
No quiero insultar al mundo porque no lo alcanzo, ni ser una víctima de mi propio resentimiento. (la memoria mal resuelta genera resentidos)
Sospechas, secretos, mentiras...
Íconos cuyo único mérito fue haber muerto de tanta barbarie conspiranoica.
Hoy la antinomia no es Civilización o barbarie, la sociedad argentina es la barbarie misma; desde el hambre  militarizada por la izquierda milagrera hasta la ostentación y la mentira política que desmerece la dignidad humana.
Por eso escapo del mundo nuestro de cada argentina.

PD: perdón por ser auténtico, nuestra cultura acepta mejor la hipocrecía.
Prefiero inmolarme en búsqueda de la sensatez.

Victor Clementi




martes, 12 de diciembre de 2017

Teatro de un renegado, volumen 2017

Siete crónicas secretas, de Luis Caro, en 4 Elementos La intensa simplicidad El espectáculo es sencillo. Y en eso radica su humilde grandeza, el acto de convertir en cotidianas las experiencias extraordinarias, de las increíbles a las reales, y de las rememoradas a las fantásticas. Esto es Latinoamérica y no le pidamos razonabilidad cartesiana, sino épica de los sentimientos, lo inconcebible detrás de la puerta narrado con dramática naturalidad. Y al revés, lo adoptado de la realidad como si fuera un retazo de mitología. Luis Caro es demasiado conocido para derramar elogios o rebobinar su historia. Sin embargo, su obra es indisociable de su vida, o sea, esa larga secuencia de alegrías y penurias de un hombre cuyo devenir se torció a rumbos que no esperaba: tal el argumento de sus canciones, la explicación de su plantarse de un modo en el presente, y ahora, la carne y la sangre de una puesta en escena difícil de clasificar. Imprevisible como lo fue su andar a través de América Latina una vez que otros decidieron por él —la última dictadura, sin ir más cerca—, Siete crónicas secretas respira el aliento de ese pasado de artista exiliado y comprometido siempre; enlazar recuerdos narrados a relatos de otros, y quien no mira el programa podría adjudicárselos todos a él, no hace sino emparentar su espíritu a los poetas del subcontinente, apropiados en un acto de magia interpretativa. Una trova mudéjar del siglo VIII empieza y descoloca. ¿Qué esperamos? Hay un atril, un taburete, un perchero con espejo, una mesa y una silla. La guitarra acaba de desenfundarse. Reduce a tres páginas imprescindibles La mamá de Ernesto, de Abelardo Castillo. Caro simplemente lee los renglones sentado a la mesa. Después canta Luz de luna, de Álvaro Carrillo, y cuenta El alcalde, un recuerdo de Lima, de cuando había toque de queda allí y aquí desaparecían sus amigos. Debo aclarar, Siete crónicas se enriquece si uno ha leído Morales Moralitos, su álbum de hechos y personajes (2012), del cual surge El alcalde. Aunque es el único extractado de allí y dramatizado, Caro se abre como un artista integral a quien, para conocerlo, es mejor apelar al intertexto escrito y volver al unipersonal en presencia. Todos se nutren mutuamente en un loop narrativo-visual, y termina de redondearlo la alternancia de los temas musicales, que, también, se adecuan y ensamblan tan bien al conjunto que parecen todos suyos. Difícil de clasificar significa que, en un unipersonal, un actor suele hablar de sí mismo utilizando a personajes ajenos a él. Caro prefiere el reverso, hablar de personajes inolvidables a través de él. Las manos hechas títeres, sobre El propietario de Roberto Espina, es un homenaje a las marionetas para adultos de Matías Rodríguez, compañero de aventuras, y otra vuelta de tuerca de recursos mínimos. En un espacio al ras del suelo, el actor está a sus anchas: se perdería todo efecto en un lugar más amplio que el auditorio superior de Cuatro Elementos. Se despliega además su capacidad de adaptador, y ahí van, como nacidos para su guitarra, García Lorca, Chabuca, Blades. Cada canción un puerto en su vida, una ilustración de lo anterior o lo venidero, o ambas cosas. De la crónica pura es el descubrimiento de la biografía del ladrón François Chiappe, asaltabancos francés que sufrió la tortura argentina y murió plácidamente en las sierras de La Falda. El gallo de oro, de Juan Rulfo, sintetizado a su expresión más cruda, y El tío Juan de Gelman y su pájaro inmortal, un canto a la libertad vestido de cuento infantil, cierran la obra, y aún falta el estribillo, no puedo mirar para otro lado, los párrafos de su disco de los 90, Living in the 5th world, cuando unos pocos, entre ellos él, descreíamos del primer mundo en el que, nos dijeron, habíamos entrado. Paola Belfiore orientó a Luis Caro sobre el escenario, pero no necesitó mucho. Nuestro cantautor, en los 70 apodado Gardelín en los alrededores de la JotaPé, ya conocía el tablado de la mano de Gregorio Nachman. Escribir le sale tan arduamente fácil como cantar: el relato Vittorio, de Morales, es quizás el mejor cuento marplatense de todos los tiempos. Caro demuestra cuánto una vida intensamente vivida (sufrida, gozada, perdida y reencontrada), bajo la mirada de una inteligencia lúcida y una formación múltiple, puede fructificar en el unipersonal perfecto. Una guitarra, un hombre, historias propias y apropiadas, una escena desnuda y la voz. De estos milagros hay pocos en el teatro. Sólo queda ir a verlo. Gabriel Cabrejas Diciembre 2017

miércoles, 6 de diciembre de 2017

Juego

Voy a deambular la Noche
la noche en mí,
voy a convocar espíritus
esos aliados nómades
que migran a mis cielos

busco mi propio infinito
advertir los ciclos espirituales de la materia
que gotean formas

formas disidentes
vínculo que supura mística seductora

luego del concierto de la carne
voy a desarmar la vida para que juguemos.

Victor Clementi




Parcialmente muerto (Humor)

La Sala donde me velaron estaba repleta, lo advertí, a pesar de mis ojos cerrados, por el murmullo ambiente. Todos se acercaban a despedirme, no por afecto, sino para verificar mi muerte. Y si hubo alguna lágrima no fue precisamente de tristeza. Yo quería reaccionar, insultarlos, apuñalarlos por hipócritas, pero no pude, estaba tieso, todito muerto. No hizo falta que dijeran algo, el silencio fue la sutil ironía. Hasta pude leer sus mentes, captar el placer que sentían al verme inmóvil. Basuras! Y yo que los suponía amigos. No se puede confiar en los intelectuales, lo aprendí de muerto. Son ´putas malabaristas. Creen en la reencarnación de las Ideas y en la necesidad de inmolarse por ellas. Aunque peor son los artistas, esa subespecie de ególatras y pederastas de la ingenuidad. La naturaleza es el verdadero arte. Platón tuvo razón en proponer una sociedad sin artistas, esos que distorsionan la pseudo realidad. Por eso me suicidé. Maldita culpa.

Victor Clementi


martes, 28 de noviembre de 2017

Higiene espiritual

Por una cuestión de diseño
el Yo me dosifica:
robot, ánfora
quizás un velo carnal
en hiperconección,
lleno de sondas etéreas
para asimilar suero informático,
atravesado por señales
en esta maratón binaria,
adicto a extravagancias ondulatorias
y espíritus satelitales,
lleno de bitácoras que arrojan glifosfato
sueño la herejía de los transgénicos
en la tierra estéril

convicto en un poema iletrado
que huele sus propias heces
deseo mantener cierta profilaxis espiritual
para no realizarme un harakiri al alma,
es prudente la asepsia
ante una civilización depredadora

dejarás a tu padre y a tu madre
o sea: te irás de la Tierra y el Sol
detrás del Arca Cósmica
donde viajan los profetas
que inseminan mundos emergentes.

Victor Clementi



jueves, 23 de noviembre de 2017

Ausencia de Luz

Asumo cierta lactancia espiritual
amanece la Ilusión
senos que babean néctar
ciego
acaricio esos contornos
planetas hundidos
cuando la piel aún
primigenia

ojos recientes adivino
igual a un mago
que despereza sus manos
devoción al tacto
respiro maná

replico microesferas
de éxtasis sensorial
las emociones acertijos
laberintos vírgenes
para penetrar y huir

presumo que jamás veré
a esas diosas nodrizas
que dieron a beber fantasías

será porque tanta luz discrimina.

Victor Marcelo Clementi



martes, 21 de noviembre de 2017

Primitivos

perdidos en el purgatorio
en la jungla de los estériles
apenas hojas en la ciclotimia del viento
agujeros en la niebla
túneles para respirar el inicio
asfalto movedizo, el abismo insiste
siempre igual baraja interpreta el destino:
apenas un mordisco al prana.

Victor Clementi



Supuesta existencia

anhelo extirpar tanta infección social
tanta bilis sin resolver
prefiero ser burbuja que transcurre
sin tentáculos, sin linaje
destilarme hasta el éter imposible
e impregnar ausencias:
ya no habrá barrios presos
que prometan infancia,
un leve degradé al desapego
morir una ilusión por vez
y esconder en latencias

supongo existir entre definición o duda
¿será así?

Victor Clementi


jueves, 16 de noviembre de 2017

Me destino

merezco el destierro
porque junto desarraigos,
camino el autoexilio
detrás de la pregunta
que viaja en mí,
no quedan palabras
para falsificarme

quedan pocas gentes para empatizar
pocos Cristos en el alma,
asumo soledad en el destino
desde siempre vocación,
necesito un mundo con lenguaje nuevo:
sólo auscultar esencia

Victor Clementi




sábado, 11 de noviembre de 2017

El Síndrome del Elegido (reflexión)

Cada vez que una Invasión extraterrestre se apodera del planeta al borde del cuasi exterminio, aparecen un grupete de soldados V.I.P. y neards degradados , capaces de detener e invertir el resultado a favor de los coterráneos, en adelante fans a ultranza de los superpoderes exhibidos por los alfa. Es lo que Hollywood propone.
Esta resolución clásica-mesiánica recicla el dueto David-Goliath ; aunque no contempla que cuando el más débil siempre gana (una constante) entonces el perdedor (antes el fuerte)  pasa a convertirse en el débil. Es el mismo principio dialéctico que "los últimos serán los primeros" donde con solo mover las piezas es suficiente para que el engranaje gire. No hay último ni primero cuando existe rotación.
Párrafo a destacar merece El Héroe, que generalmente vive en las afueras, o es un alcohólico, o un marginal, o un vengador cuentapropista en sus distintas versiones. Abundan los Rambos, los Schwarzeneger, los Steven Seagal, los Chuck Norris, los Vandame (no las Bandanas), talentos creados y clonados en la Escuela Anabólica de Teatro. Siempre bajo el slogan "sólo tu puedes salvar al planeta". Además de copias de una fotocopiadora en desuso, casi sin tinta, que emula a Batman, a Superman, al Hombre Araña, al Avispón Verde , sólo que estos resguardaban el anonimato. Sentían pudor ante la ridiculez.
La manía-mesiánica, extremadamente bíblica, profesa como nadie al Dios único, todopoderoso, que castiga o destina paraísos; instiga la inmolación por la fe, otros interpretan; o  justifican el saqueo por un decreto divino que los escogió como pueblo. Todos argumentos que autorizan a los fundamentalistas a elegir el polo opuesto con quien combatir. Los enemigos no existen, son una clasificación mediática, un implante, un soporte para beneficiar los intereses sectarios.
Nos han encerrado en la superstición que el Hombre es un animal gregario. Nada más lejano a tal utopía confronta el criterio de territorialidad, en tanto negación del principio. Es por aquel mandato evolutivo que selecciona al más apto (o fuerte) para asegurar una descendencia competitiva. Entonces quien es el fuerte, David o Goliath?
La lucha por prevalecer siempre es a muerte. En estos casos la piedad puede traicionar y no hay resquicio para la duda. El oponente muere, su energía es metabolizada  por el vencedor. Es la magia antigua, efecto residual que fue sofisticándose con los siglos. Las Civilizaciones que conquistaron han sido cada vez mas humanitarias (no menos sangrientas) con los oprimidos. Sometían a las colonias a un tipo de esclavitud "más racional" o menos cruel. Además ¿quien trabajaría las tierras sin esclavos? ¿para qué degollar la mano de obra?

Victor Clementi



Sobredosis de Discovery

A veces ensueño, o encarno en el león del Serengueti, detrás de unos yuyales, agazapado, con los ojos atentos a un venadito que menea la cola para espantar moscas. Pienso en ella. Pienso unas sabrosas caderitas mientras  babas eróticas derraman hambre. Temo que mi corazón delate. Palpita en la memoria de los asteroides caídos al desierto. Temo que tanta endorfina vuele como polen hacia el temor y huya hacia constelaciones que no alcanzo. Pienso carne, en lo posible inédita. Pienso en ella.
Hambre, mi hambre, seducción de sangre tibia en mis labios luego de la cacería, rememora vampiros, hombres lobo, cada bestia del subconciente. No tan distinto a las cavernas de la memoria.

Victor Clementi

miércoles, 8 de noviembre de 2017

Atemporal

huir de la anemia espiritual y acceder
a esa zona de sabiduría no-convencional
explorar sus cavernas mientras me derrito en ella

abandonar esa sobredosis conceptual
hasta desarrollar alas
que vislumbren paisajes exógenos

frecuentar la amnesia umblical
regresar al Cero
avatar que no nace

la mayor capacidad de asombro
la posee quien ignora todo

si pertenezco soy una pertenencia.

Victor Marcelo Clementi




Mascotas

héroes sin abuela
con una madre alcohólica de penes
sedienta con soñar inframundos,
haciéndole preguntas a la vida
en manos de un pan esquivo
el por qué de su vagina

héroes sin destino
desvirgados en un baño público
mientras escribían corazones en la puerta defecada
cansados de mimar al espejo

mascotas desde siempre
oliendo una mano que lamer
un mesías, una vagina redentora
que descubra el anti Edipo
y descienda plegarias al mismísimo pene

mascotas de la pantalla
que pronto pernoctaran en un Refugio para Descartables
y comerán esclavos detrás de los carroñeros

el último eslabón de la arrogancia.


Victor Marcelo Clementi



martes, 7 de noviembre de 2017

El Más Aquí

Aprendí que el Absoluto necesita ser
Simple -Bello -Exacto
aliados en la perfección
diseño de lo Sublime
elixir metafísico
cuando algo susurra

Simple-Bello-Exacto
acaso lo inequívoco
esencia musical
hijos de los Abstractos
que vagan la conciencia del Universo

Simple-Bello-Exacto
lo excelso de la Naturaleza
polen de otros mundos
hasta metabolizar esa ecuación
y quizás lograr un Poema

con la bendición del Silencio.

Victor Marcelo Clementi





Prólogo al poemario ''El canto de la mujerosa'' de René Villar




Transcribiré aquí, a modo de advertencia a los incautos que han adquirido este libro, la conferencia que el Profesor Aldo Orso dio en el Centro Cultural La Rada (Jujuy 1673 MDP) en marzo del 2004. El profesor tituló la charla como Crítica no autorizada sobre la voz poética de René Villar (o algo parecido). Y dijo lo siguiente:

Se podría decir que es un poeta cuya voz alerta sobre lo cotidiano de la singularidad de la existencia humana pero sería estar inventando mucho.
“Poeta maldito” contemporáneo, aunque algunos dicen lo contrario, que es un “maldito poeta”.
Es un poeta sub-realista. Desestructuralista. Desestabilizador. Descontracturante. Analgésico.
Su poesía hiere, pero no afecta la capa de ozono.
En otras épocas podría haber sido un chamán, un brujo o a lo sumo Sumo Sacerdote.
El mexicano Héctor Hermosillo lo expresó muy bien en su libro “Diego Rivera y su Frida sufrida” Editorial Popocatépetl edición de bolsillotl: “El arte es 90% de transpiración y un 10% de elaborado plagio”. René Villar es un orfebre de la palabra hurtada, de la metáfora sustraída.

Luego ante las risas del escaso público presente su disertación adquiere un tono didáctico:
Veo que la pronunciación de las palabras náhuatl1 provoca risas. Pero esa hilaridad es hija de la ignorancia. El idioma náhuatl tiene esa terminación, ese sufijo “TL” presente en muchas palabras (sustantivos): la serpiente emplumada quetzalcoátl, el pájaro quetzal y coátl la serpiente. Popoca: humo y tépetl: cerro, o sea es un volcán. O aquella recordada salamandra del cuento de Cortázar el axolotl, otros términos como el chocolatl, el tomatl, el coyotl, el merthiolatl, etc.
Hay otras palabras también difíciles como el dios Huitzilopóchtli (significa Colibrí azul a la izquierda), el dios de la lluvia Tláloc (significa Caballeros al fondo a la derecha), Tlaxcála (Lugar de pan de maíz), Tenochtítlan (significa El tunal divino donde está Mexítli, y a su vez Mexítli significa El ombligo de la luna).
Algunos estudiosos suponen que el motivo de las crueles y sanguinarias costumbres aztecas se debían a resentimientos, broncas y odios causados por el aprendizaje de tan complicado idioma en la niñez. Los aborígenes cortaban el interior de los cactus y usaban esa sustancia húmeda para impregnar su lengua que sufría terribles calambres al pronunciar estas palabrejas.

Seguimos con Aldo Orso:
En cuanto a la acusación de plagio sobre René Villar aquí tenemos un poema de ejemplo; el poema que leeremos a continuación René Villar lo incluiría en un volumen dedicado a aquel monje hereje, quemado en la hoguera que proclamaba la pluralidad de los mundos. De publicarse el libro su título tentativo sería “No me peguen, soy Giordano Bruno”. Leo el poema:
Dichoso el árbol que es apenas sensitivo
de angelicales ceras y labores
no hay dolor más grande que el dolor de ser vivo
como los enamorados labradores
A las cinco de la tarde
A las cinco en punto de la tarde
en un vaso olvidado se desmaya una flor
Dice el pensador y filósofo local Vicente Ciano2 “Lo vreve si vueno da vronca”. El ejemplo es demostrativo.
 
Entonces aquí el profesor se vuelve confidente:
 “Cierta vez estando en la Biblioteca Juventud Moderna escuché a René leer un poema muy hermoso. Cuando terminó le pregunté si era suyo. Quedó pensativo un momento y luego respondió: Mmm. Todavía no.” 3

Sigue Aldo Orso:
Como diría Samuel Johnson4 (de Johnson & Johnson) la poesía de René Villar es buena y es original. Lamentablemente las partes buenas no son originales y las partes originales no son buenas.
La profesora Tamara (Tamara o Tamase) Tamara Amador de Amoroso en su libro “¿Qués la poesía? La poesía sos vos chabón” Editorial Alfaalfa Tapas rústicas… y feas, dice que todos llevamos la poesía adentro. Así mi visión es que René Villar exuda poesía, suda poesía. ¡Vomita poesía!
Su poesía no discrimina: se encuentra igual en los cenáculos más prestigiosos o entre los toscos albañiles o los paseadores de perros, en ambos ámbitos es desubicada.
Su voz descubre lo intransferible, su obra roza lo inasible (por eso sólo lo roza), se sumerge en las vastedades del inconsciente, de lo lúdico, de lo lúcido y de lo lucido.
Se internó en la poesía concreta. Creó un recordado poema que intenta desprenderse del tiempo y del espacio. Mejor dicho lo recordado es sólo el título del poema;  “El agujero negro”. René en su máquina de escribir tecleó la 1º letra de su poema luego retrocedió al mismo lugar y tecleó la 2º letra de la 1º palabra del 1º verso de su poema en el mismo lugar de la anterior. Otra vez retroceso y la 3º letra de la 1º palabra del 1º verso del poema. Así, cada letra de cada palabra de cada verso del poema. El resultado, el poema ocupando el mismo punto del espacio. Era un borrón negro en la hoja en el mejor de los casos, en otros un agujero. Pero esto no era todo, hete aquí que René pretendía que debía ser leído en simultáneo, cada palabra, cada sílaba debían ser pronunciadas en el mismo instante, y el poema no transcurriría en el tiempo. Se necesitaría un coro para que cada boca pronunciara una sílaba. Por eso lo único recordado es el título del poema. 
René es retórica del absurdo, expresión subjetiva de lo innombrable, lo sentido y lo sinsentido, teología demencial de la escarcha.
Sören Kierkegaard decía que la originalidad nace de la angustia. Podemos afirmar que René es un ser muy tranquilo.
Contemporáneo del celular, de la globalización, de los fundamentalistas, de los trapitos, de los “todo x dos pesos”. Voz poética urticante como la sal que cae sobre la inmaculada babosa, punzante como chinche olvidada camino al retrete. En un futuro todos los poetas argentinos serán como René (así de flacos muertos de hambre). Pero no estaremos allí para comprobarlo...





1 Se han puesto acentos para mostrar la pronunciación probable náhuatl (palabras graves mayormente).
2  Periodista y conductor de Mar del Plata. Para hablar usa la “v” y no la “b”.
3  La anécdota del plagio es un plagio. Del libro “Musija” (1987 - Puntosur Editores) de Guillermo Almeida, se desconoce si es su autoría o es un chiste común entre músicos (sobre un compositor musical plagiario).
4  Poeta, ensayista y crítico inglés. Siglo XVIII

























domingo, 5 de noviembre de 2017

Un lápiz pequeño para tanta soledad

Ahora es sólo una burbuja de Tiempo, sin embargo fue mágico crecer y aprender una época atiborrada de hitos que aún son íconos.
Apolo 13 abandonó a su madre para sodomizar la Luna; psicodelia, rock y algo de Buda con pañuelito hindú. Ronroneaban sahumerios en las tabernas. Todos orábamos patchouly.
Juro que vi a Visnú con la remera del Che rompiendo vidrieras en el Mayo francés.
Cuando me pregunto por la nostalgia se me ocurre el pianito de "Ella es un arco iris" de los Stone
Todo esto es lo que me hace: un barrio, una constelación y un lápiz pequeño para tanta soledad.
Echaré culpa a la evolución, a la supervivencia, a la naturaleza, no sé, eso de ser un cazador incurable de sensaciones.
Estoy lleno de inconsistencias emotivas, será porque nací en Montserrat , calles de baches y empedrados, igual a mi alma vagabunda.

Victor Marcelo Clementi



sábado, 4 de noviembre de 2017

Leyes de la Verbodinámica aplicadas al poema (humor )

Principio Cero:
Si dos poemas están en desequilibrio armónico en forma independiente con un tercer poema, están en desequilibrio entre sí. (mejor no escribas más)

Principio Uno:
Lo berreta no se puede crear ni destruir, sólo puede cambiarse o transferirse de un poema a otro.
(ley de conservación de lo ordinario)

Principio 2:
La cantidad de chapucerías en un poema tiende a aumentarse con el tiempo.
(si sos malo escribiendo de seguro serás peor)

Principio 3:
El lenguaje de cualquier poema impuro aproxima al desastre cuando el mismo se lee en un auditorio lleno. (las ventajas del silencio)

Licenciado Irineo Barbusa





miércoles, 1 de noviembre de 2017

Premios y Galardones del poeta Clementi (humor)

Clementi mínimo, muy mínimo:

No se le conoce título alguno, excepto el de inútil, profesado por su propio padre.
Fue expulsado de una Escuela Parroquial en tercer grado por excesivas firmas en el Libro de Indisciplinas; siendo arrojado como semi pupilo a un régimen aún más autoritario: el Colegio Don Bosco. Allí organizó una fumata de Benson en sexto grado, quedando al borde de ser desterrado al espacio en forma definitiva.
Ni siquiera terminó la secundaria ni el profesorado de inglés.
Desde 1975 vive su propio delirio.

Premios:

En 1998 fraguó su edad en un concurso para menores de 12 años obteniendo una quinta mención.
En el 2003 ganó el Premio a la Peor Poesía del Siglo de la Editorial Kagatinta.
En el 2007 fue nominado al Mejor Poeta de la Cuadra, quedando segundo detrás de  Los Sonetos Bizantinos de Doña Gladys , de 96 años.

Obras Publicadas:

Futuro Negro (1989)
La Necesidad del Fracaso (1993)
Los Griegos filosofaban porque tenían sirvientes (1997)
Grandes Pedófilos de la Poesía (1999)
Las Locas del Vaticano (2001)
Los Ídolos también se drogan (2003)

Fue declarado Ciudadano Ilustre de Chernobyl  el mismo año de la catástrofe
Trabajó durante 15 días como Asesor Cultural en un Criadero de perros, hasta que fue mordido por 17 residentes.
Leyó sus poemas en Geriátricos y cárceles, preferentemente a los desahuciados, siendo removido debido al aumento de suicidios.
Dictó clases de Meditación Intrascendente, aunque fue arrestado por praxis ilegítima de la espiritualidad.

Licenciado Arístides Orillas



Gravitar

las mismas coordenadas omniscientes
condujeron a tus labios,
no hubo anomalías en el viaje
quizás algún paisaje distrajo el erotismo,
nada relevante considerando ese perfume
brebaje hechicero

¿qué le hiciste a la cordura?
nada cauteloso en tus esferas
orbito a intervalos imprudentes,
otra luna que eleve esas mareas
hasta sentir lava

conjetura de un idilio
influjos que gravitan al parecer inéditos.

Vicius Clem



martes, 24 de octubre de 2017

Acerca del ideologismo fundamentalista

No quisiera abrevar el mundo desde una cueva. Necesito cosmovisión.

Lo inverso a las Ideas es el ideologismo.
Las Ideas se exploran, se hallan, sinónimo de la apertura que supone la libertad, en una suerte de arqueología que intenta desgarrar el velo de la verdad, no sólo su apariencia.
El ideologismo encierra, opone, pero no discurre, producto de su saciedad.
Se alimenta de sí mismo, una especie de endogamia mental.
Lo cual le impide empatía; o sea, comunión, sentir como el otro, en el otro.
Toda radicalización nos acerca al abismo, no es sana la ceguera espiritual.
Y digo espiritual en vez de racional porque es justamente la Razón la herramienta que conjetura fundamentalismos.
Las fotocopias del pensamiento único carecen de originalidad, de libre prensentimiento.
Supongo que lo menos violento sería aceptar otras formas, no demonizar lo opuesto o lo distinto.
Si no existe un criterio unívoco en cuanto al sexo, a la moral, a la elección del dios apropiado, a la existencia misma ¿por qué devorarse a sí mismo dentro de un caparazón?

Victor Clementi



Réplicas

bajo el exclusivo sentido de la no-pertenencia
me distancio de la violencia social
si acaso fuese la condición humana

enciendo la tele y aparecen homínidos
arrojándose piedras, insultándose el color
en nombre de un dios racista
asociado a ideologismos  asesinos

quisiera saltar por las ventanillas del mundo
ya que no se detiene
pero el universo es gélido
los objetos viajan detrás de la luz
para inmolarse entre sí
exactamente igual que en este mundo.

2

en esta presunción
sodomizado por mi propia vanidad
víctima de paranoias instantáneas
no soy, sólo seré otro muerto impreciso
en la textura de algún recuerdo

a veces quisiera beber sangre mágica
para transformar mi cuerpo en odisea
pero la eternidad es un vacío insaciable
y estaría harto de mí.

Victor Clementi


Cuando el fuego haya muerto

hay algo de barullo en cada uno
algo que nos desafina
y no permite instantes

algo acostumbra al destierro
al río que no vuelve
adictos a cuanta inocencia ocurra
en esta ética rota

hay mucho de errante en cada uno
esa búsqueda de luz que no escape

hay callos en el alma luego de tanta muerte
otra escafandra al dolor para que no pertenezca

hay ganas de sol en la vereda
bajo el pudor del silencio
rigurosamente solo.

Victor Clementi




miércoles, 18 de octubre de 2017

Acerca de la legitimidad de la mentira

Un individuo posee una cierta cantidad de mentiras disponibles en su haber.
Mentiras blancas, bonus track, mérito de otras vidas, como sea: mentiras al fin.
Mentiras sólo justificables ante riesgos muy definidos, tales como la muerte, la seguridad, la compasión. Pero una vez excedido ese cupo, las mentiras engrosarán el karma. Ineludible.
Aunque para definir lo más correcto posible el concepto Mentira, antes deberíamos comenzar por su antítesis: Verdad.
Kant decía que un filósofo debe decir la verdad, pero no toda la verdad. Entonces ¿dónde queda esa otra parte de la verdad no revelada?
¿Una verdad oculta es una verdad o esta debe resguardarse ante el riesgo de la ignorancia y el maltrato que ella acarrea?
Los libros supuestamente sagrados insisten en el secreto masivo: la verdad no es para cualquiera.
Sólo una casta de elegidos, mesías, chamanes y curanderos varios son los intérpretes autorizados por la fábrica de misterios y sucursales.
Entonces ¿quiénes nos crearon, los extraterrestres, los dioses o la mismísima Pacha Mama?
La serie noventosa Milenium abría cada capítulo con la sentencia: The True is Near.
Quizás la verdad sea estadística: un modelo de belleza o estética aceptado por la mayoría, cuya caducidad depende de nuevos estándares.
¿Cuántos paradigmas han sido removidos por la Ciencia luego de incinerar paganos?
El oscurantismo no sólo fue religioso, aunque la verdad científica es la menos equivocada.
¿Dónde ubicar la Ilusión? sinónimo de autoengaño y fuente de todo sufrimiento de acuerdo a la nomenclatura budista.
¿O la Ilusión es un mecanismo de autodefensa al igual que la fe y el milagro?
¿Dónde pertenece el sueño, a una realidad paralela o a una abstracción deformada del mundo sensible?
Si hay otro estado de conciencia es porque existe una realidad alternativa no determinada por la atadura sensorial y la perspectiva heredada del mundo. Y si los estados de conciencia pueden alterarse mediante alucinógenos o meditación trascendental es porque el binomio realidad-verdad es mutable.
En filosofía, una manera elegante de manipular la verdad se llama sofisma.
¿Qué es la magia? esa que permite percibir una ilusión inducida. ¿Qué es un placebo?
Fuimos y aún somos en parte una sociedad criada con mentiras: a los bebes los trae la cigueña o salen de un repollo. Papá Noel y los Reyes Magos nos llenan de regalos. El ratoncito pone una moneda bajo la almohada por cada diente niño. Y así nos acostumbran: ¿mentir o no mentir? esa es la cuestión. Nos vestimos para seducir a una futura presa y lo avalamos con perfume. ¿el camuflaje no es otra mentira?
¿Acaso la exageración (base del humor) no es una dosis de mentira, al igual que la metáfora o la ficción?
Y la pregunta fundamental: ¿qué haríamos con ella?
En lo personal creo que tanto la Eternidad como la Verdad son ciclos vedados para el actual estado de existencia humana.

PD:Decime que este ensayito es bueno; dale...mentime al oido, no seas cruel que mi ego se desploma.


Vittorio Marcelus Clementi


viernes, 13 de octubre de 2017

Cada quien sus acertijos

los límites tienen cuerpo
el que soy los que deseo
manuscrito permeable al azar
el útero inverso que succiona
el alma de todo lo viviente

cautivo en un refugio viajero
hálito de palabras silvestres
que brotan en el baldío de mi mente

secuencias que migran y retornan
como el secreto fundador de la especie

dios es un espía oculto en nuestros genes.


Victor Clementi





miércoles, 11 de octubre de 2017

Convidate

convidame un poco de vos
no para saciar
sólo un hechizo
fumar tus ojos
volverme paria en esa piel
traficante de sueños
inmolarme

quiero comerte
lamer las entrañas del vicio
sin discutir pecado
una luz exótica recién lujuria

dame tu carne
las aguas callan cielos en fuga
navegarte con mi lengua peregrina
no dejaría rincón sin resolver


dame tu sangre agua de universo
no para saciarme
sólo un hechizo.

Victor Clementi



sábado, 30 de septiembre de 2017

Pequeño sirio de las aguas 2- Homenaje inconcluso

Hay muertos viralizados a los que muchos envían poemas. Y está bien.
Yo me ocupo de los que no tienen voz, de los desamparados. Los olvidados de siempre.


Las mismas aguas que rescataron a Moisés
hoy ahogan niños desterrados por el  hambre
obsesión de paria por sentirse pan
criaturas de sueños errantes

el niño inverso, con labios huérfanos
que nunca asistió a esa escuela de pan

y aquí en Occidente bajo esta gula carroñera
abundan lágrimas burguesas
al ver esos cuerpecitos flotando
tan lejos de los ojos verdaderos

si tan solo pudieran abrevar de esas lágrimas
saciarían la sed que supieron navegar
y estarían juguete.

Victor Marcelo Clementi

jueves, 28 de septiembre de 2017

Los Minipensamientos de CHAO CLE MEN

*El deseo debe extinguirse en lo inmediato
sino se convierte en una ventana
que sólo abre a un pozo ciego.
Una ventana en el claustro interior
almanaque en blanco
sólo espacio entre fronteras
que cuelga de una pared rota,
mientras un clavo oxida el territorio
con gotas de nostalgia
aislado en la penumbra
de otra foto a punto de morir.

*Sólo a la Eternidad se le permite arrogancia,
parece que lo Abstracto reúne lo impecable
mientras la materia muta informe
hacia un devenir virtual.

*Cuando comprendo la bondad del Universo
dejo de buscar culpables, incluso a mí
y simplemente acepto.

Victor Clementi



jueves, 21 de septiembre de 2017

Contradicción

me dejo morir un poco
no demasiado
para no darle la razón
siempre a la Parca,
eso de vivir me puede

no quisiera morir de a poco
mejor todo junto

la memoria tiene baches inconfesables
sólo admisible bajo cierta autopreservación
instinto

eso de vivir intacto me tempranea
desde la infancia del recuerdo.


Vittorio Marcelus


Sólo

padezco un romanticismo abstracto
sólo posible en la imaginación
donde invoco a fantasmas sensuales
para coincidirnos

siempre oculto en la escaramuza del sueño
para violar las serpentinas de esa piel
y aspirar una hebra
sólo una hebra de ella.

Victor Clementi

miércoles, 20 de septiembre de 2017

El último poema de sangre entre las vías

in memorian de Agustin Vispo

Qué poco moramos en este baldío
llamado soledad
donde las sombras acechan
y el hambre de la muerte nos devora

¿cuántas palabras necesito para llenar un recuerdo?
apenas una letra en la esclavitud de los días
apenas un poema que el viento disipa...

¿cuántos recuerdos quedaron por vivir?
recuerdos que ya no existirán.
hoy estás en la plegaria de mis versos
que no pueden resucitarte

¿cuándo nacerás de nuevo para no quedarte infancia?
ya sé, no me lo digas
estás en el poema que callaste para siempre.


Victor Marcelo Clementi

miércoles, 13 de septiembre de 2017

Quien propone

transito pionero de cuanta irrelevancia ocurra
en el revés de la historia
haciéndole trampas a la vida
para raspar algunos años de gracia

ya no queda yapa en el bolsillo
ahora los agujeros se alimentan de mí
mientras el alma continúa agazapada
para no derrumbarse en sedimentos

soy  un autómata inanimado
que tirita bajo los hilos del titiritero
¿qué me resta

ser un fisgón de la ignorancia ajena,
seducir únicamente al recuerdo
o conjeturar una muerte piadosa?

cualquier respuesta es irrelevante
considerando quien indaga.

Vittorio Marcelus

Auspicia este poema
Astilleros El Yate Lapusso



sábado, 2 de septiembre de 2017

Acerca de la Creación

"aunque los dioses también crecieron y se multiplicaron..."

Tras haber irradiado el pensamiento mágico
sobre la Tierra, el Octavo Día de la Creación
el Hombre cerró los ojos para descansar
durante toda una Eternidad.
Pero antes decidió: Hágase un dios...

Y su dios se hizo
para corregir los posibles errores que dejara.
Y el Sueño sucedió.

Es entonces que en el Sueño
el hombre halla al Hombre verdadero
y bebe semejanzas, acercar al Paraíso.

Luego el hombre despierta
y son los dioses quienes apuestan destinos.

Victor Marcelo Clementi



jueves, 31 de agosto de 2017

Cementerios en la piel

Ella sueña un Cristo fálico
sodomizarse con la cruz
lavar su vagina en agua bendita

ella finge orgasmos radioactivos
mintiendo colores y formas
con tal de respirar tu alma

ella se llama Tierra
y es una dama con un collar de misiles
drogada con toxinas y un perfume smog

ella es una dama que se excita
con el humo de las fábricas
y aborta deformidades

puja, puja, nodriza natura
criarás hombres ingratos
un hongo voraz...

Victor Clementi




martes, 29 de agosto de 2017

Silencio Infeccioso

"habría que mantener el asombro despierto
y a la creatividad con hambre"

Pocas ganas de mí, casi exonerado
entre un tal vez y un siquiera
camino atado a preguntas
hacia el mismo callejón

adiestro a mis dudas
soborno al pan de las promesas
para no humillar aún más este destierro

fantasmas sabotean mi cordura
susurran incoherencias a la red sensorial,
escarbo al Universo a mi medida
visualizo mundos que intento
contrabandear a estos versos

si el Misterio tardara en visitarme
y la muerte fuese una niña
que derrama sexo por las costuras,
haré lo que mis Manes reclamen
sin sangrar quimeras

en el epicentro de la calma
existe un silencio proclive a apuñalarme.

Victor Marcelo Clementi Nasif


viernes, 25 de agosto de 2017

Frases a lo largo de mí (compilación caprichosa)

*Las buenas acciones deben destacarse
  hasta que se conviertan en hábito.

*Un recuerdo es como un alimento que sacamos del freezer
  para saciar lo inmediato.

*Para llegar a compasivo
  antes debo aprender a ser tolerante conmigo.

*Son pocas las mentiras perdonables,
  habría que resguardarlas para algo importante.

*Aún lo increado fue premeditado.

*Dios no concede sabiduría para hallar paz,
  ofrece paz para conectar sabiduría.

*A veces junto a secuaces nocturnos
  inventamos un microclima mágico
  donde suponemos verdades.
  Por suerte un momento lúcido
  nos hace reflexionar y arrepentir.

*La poesía no muere porque es abstracta.

*La Verdad necesita ser creída sino desaparece.

*El primer Vacío es aterrador, el segundo: mágico

*Duda-Sospecha-Obsesión
  argumentos del Cielo que también
  replican en estratos inferiores.

Victor Clementi



lunes, 21 de agosto de 2017

Qué época (relato)

Suena cumbia en barrios de lata, sembrados de matufia y aprietes. Tanta adrenalina bosteza el miedo.
Todo por un baguyo para despuntar el crepúsculo. Camino los cordones que desata la vereda y los tiros aledaños. Un par de tranzas en la esquina me huelen los billetes:
-70 los 25, jefe, 50 la bolsita de 3-me tarifan el vicio al cruzarlos.
-¿Paragua? insinúo
-Es lo que hay, maestro- responden
-A la vuelta paso-les miento por las dudas. No sea cosa que me hayan saboteado el maneje y me falte humo. A uno de los dos chabones lo tenía visto. Hasta creo que charlamos un toque. Sí, recuerdo que me sorprendieron un par de cosas que dijo. Hasta pensé: "este fulano tiene otra musculatura intelectual, sangra talante al hablar" Otro vagabundo del lenguaje que holgazanea por los atajos de la noche. Amigo del Cebo. O de Lucio, otro malabarista del chamuyo que vivía de ocupa en un depósito abandonado junto a demases huérfanos de la vida.
Muchos han criticado esta adicción a juntarme con residuales, esos poseídos por la yeta. Pero lo llevo dentro. No me olvido que nací y crié en un conventillo familiar; que hicimos la canchita enfrente cuando derrumbaron el caserío y limpiamos escombros. Algunos cascotes derrocados jugaban de arco. Con pelotas de trapo y si había chirolas, la de goma. Jamás una de cuero, la veíamos por tele o en el Club. Eso no se olvida. Aunque me haga el fino, la mancha de choripán en el buzo me delata. Es el barrio es...Qué época amigo, hoy que recorro los médanos inciertos de la ilusión.
Mientras camino rememoro, me abstraigo hasta volatilizar, tanto que desbando. Y eso no está bueno, la realidad es un depredador. Una palabra de más en el ambiente equivocado y fuiste. Hay que sospesar lo que decís; si ostentás verba se creen que los gastas, si hablas poco desconfían que seas ortiva. Sea como fuere, si bardeas chau...otro verdugo para tu karma.
Esa, me parece que es esa la casilla. Son todas parecidas, blancas y oxidadas, pero me juego. Toco la puerta una, dos, quince veces: nada. De pronto sale una viejecita del pasillo de al lado retándome por el baruyo a chapa:
-Ya se fue, no ve que no está, no se da cuenta?  Lo llevó la policía hoy a la madrugada, así que váyase a buscar droga a otro lado.
-Ya me voy- y me fui, se puso densa la película. Lo mejor es una retirada elegante.
Retrocedo las calles y los recuerdos.Me veo pibe, calle, con la frustración invicta, cuando sucede lo previsto: los dos tranzas de la esquina pasada ahora son cacheados por la poli. No quiero que me escrachen de testigo cuando aparezcan las bolsitas de la campera. Qué tarde de mierda, puta leche. No es como recordar, allá todo es perfecto, mágico, hasta lo que duele.
Qué época amigo...me fue goleando la vida, me comí dos mil sopapos, y una fétida migraña en la gambeta expulsó las piruetas tribuneras. Pero hay un aire azul que vespertina...
No puedo esconderme, si pianto me delato. Quiero ser invisible, indetectable, desvanecer, no existir un momento.Y sucede: paso pegado a los tranzas y la yuta sin que me detengan. Camino, camino, aunque sé que jamás regresaré a la infancia prometida. Pero es el camino el que nos define.
Por fin salgo de la villa, de la jungla que atrapa metáforas. Camino, camino, ya se visualiza la luz al final del túnel. La hinchada corea revancha. Arranca el segundo tiempo. ¡Aguante carajo..!

Victor Marcelo Clementi