jueves, 1 de diciembre de 2011

Elogio al Desposeído

cornisas de pan a un costado del hambre
hambre que acusa al paisaje con cartuchos ciegos
hambre son palabras a ningún pudor
hambre para deletrear monedas

espontáneas veces durante calles
un ciruja sin luna
con el dolor abreviado de tanto llagar
roba la basura de los perros

y recuerda la única canción que le enseñara su madre
cuando el mundo parecía una promesa
entre colores que besaban los ojos con adivinanzas

mientras llueve la misma pregunta
en cada exilio: ¿qué sucedió?
el ciruja aguarda que la noche caiga para siempre

tal vez sea yo mismo en alguna vida.


Victor Marcelo Clementi

2 comentarios:

Eliane dijo...

Como siempre, muy bueno t descarnado.
Un gran abrazo

Pringas dijo...

Hermoso!!!