lunes, 10 de agosto de 2015

Bar y Barrio (tercera entrega)



      PRECISIONES SOBRE UN ADIOS (1995)

   
          Un huérfano debajo me ensucia con baldíos,
es lo último que me acompaña
a desmantelar el otoño.
Con el niño me basta;
ya son más que algunas
las precisiones sobre este adiós.

No son tantas las cosas que deben legitimarse;
el barrio, por ejemplo.
Con el dialecto propio
de quien mezcla la calle
y las covachas de naipes.
Yo lo miro muchas veces
para no regatearle a la nostalgia.

Para no defraudar al barrio
-ni siquiera de reojo-
todavía guardo un barrendero de juguete,
un plato volador y aquella piedra
con la que derribé al único gorrión de la tarde.

Un recuerdo rechina y otra mariposa espera
en la cornisa despellejada del conventillo.



        RESURRECCION DE LOS SENTIDOS (1996)

          Para que los sentidos crezcan
en armonía con la Nada
hice con mi mejor poema
un barquito de papel.
Merecía libertad.

Barquito haragán que pierde letras,
adrede la lluvia salpica tus antojos
y como seres ingenuos bailan
en los labios de una alcantarilla.

La vocación inútil por cuestionar lo eterno
me perdonará este adiós.
Nunca tuve la vanidad del suicida.

Ya es penumbra en el asfalto;
de mis bolsillos sale música de trenes rotos,
de algún modo los colores tropiezan.


Fui víctima de la palabra al explicar un color,
por eso mi poema un barquito de papel.
Para que ocurra un milagro
sacrificar parte de uno:
son métodos del Destino.

Luego de apagar al cielo
con el último exhalo de la pluma,
lentamente anegaré mis sueños,
para reconciliarme, tal vez, con el silencio.

Victor Marcelo Clementi


1 comentario:

graciela noemí barbero dijo...

Me encantan estos poemas! ahora los tengo a mano. Un abrazo
Graciela N Barbero