lunes, 7 de febrero de 2011

Fragmento Olvidado (viejos escritos 1991)



El octavo día de la creación, Jehová lo decidió para su placer eterno.
Entonces, escogió a tres hombres de entre los tantos hombres
y les encomendó el Destino:
-Tu medirás el Universo - dijo al primero- y le entregó una vara.
Señaló al segundo, luego:
-Tu descifrarás la mente- y lo enfrentó a un espejo.
Por último dijo:
-Y tu repartirás el fruto de la Tierra- mientras le alcanzaba una balanza.

Desde aquel día en que Dios inauguró la Ciencia. la Psicología y la Política,
Dios ya no trabaja; escucha pacientemente al hombre y no cesa de reirse.




Victor Clementi

1 comentario:

Lidia B. Castro Hernando dijo...

EXTRAORDINARIO!!! Síntesis como pocas para verdades como muchas.